Mousse de limón

Cómo hacer mousse de limón

Mousse de limón y coco

Mousse de limón y coco

Si no te gusta el sabor del coco no sigas leyendo, pero si eres un fan de él, aquí os traigo esta receta de mousse de limón y coco, cuyo sabor todavía no he podido encontrar palabras para definir.

Además, es una receta vegana, para los intolerantes a la lactosa, par los vegetarianos, los paleo... para todo el mundo.

Se sustituye la nata líquida por la nata de coco obtenida enfriando la leche de coco. Es una parte más gruesa que se solidifica cuando se enfría, tapando el resto de la leche.

Esta nata de coco es muy similar a la leche de coco, pero es más gruesa porque, por supuesto, contiene menos agua. Pero lo mejor de ella es que con esta nata puedes montar una excelente nata de coco.

Utiliza nata de coco cuando necesites algo cremoso y que no contenga lactosa para acompañar a un postre. Es una fantástica opción. Aunque, como es de esperar, tiene un fuerte sabor a coco. Por eso decía al principio que se abstengan los detractores del coco.

Además de la nata de coco, he utilizado azúcar de coco, aunque puedes utilizar cualquier otro edulcorante de tu elección, la ralladura de un limón y extracto de vainilla para darle un toque suave a vainilla.

Ingredientes para 4 porciones:

  • La nata del coco obtenida de la parte superior de 2 latas de 400 ml de leche de coco fría
  • 2 cucharadas de azúcar de coco (u otro edulcorante que quieras)
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • La ralladura de un limón
  • 1 pizca de sal

Así se hace la receta:

En un recipiente pequeño mezcla el azúcar de coco con la ralladura del limón y frota la mezcla con los dedos para que el azúcar se impregne del sabor del limón.

Por otro lado, bate la nata de coco con la sal con la ayuda de una batidora de pie, a partir de una velocidad baja, ve aumentando progresivamente a velocidad media hasta que se empiecen a formar picos suaves, unos 2 minutos.

Incorpora la mezcla de azúcar y el extracto de vainilla, y bate todo hasta que la mezcla esté suave y el azúcar ya no sea visible.

Divide la mezcla en recipientes individuales e introdúcelos en el frigorífico hasta que los vayas a servir.

Nota.

Para sacar fácilmente la nata de la leche de coco, introduce las latas de leche de coco en la nevera durante toda la noche (o varios días si es posible), entonces retira la capa de nata que se ha depositado en la parte superior y reserva el líquido para otros usos.