Mousse de limón

Cómo hacer mousse de limón

Mousse de limón light

Mousse de limón light

Los postres sanos y bajos en calorías son algo difícil de encontrar. De hecho, muchos afirman que no hay postres saludables ni con pocas calorías.

El incorporar fruta al dulce a muchos les calma la conciencia y piensan que están haciendo caso a las recomendaciones de la OMS, de tomar 2-3 piezas de fruta al día.

Personalmente, creo que los postres se deben tomar, pero con moderación. Y cuando los tomas, con todas las consecuencias.

Pero cuando me entra el sincio de algo dulce, y no quiero comerme un trozo de tarta, recurro a estos postres más ligeros, como una mousse de limón. Hay varias formas de hacer mousse, y yo he cogido la que tiene los ingredientes más saludables, como un yogur bajo en grasa en vez de nata montada.

El volumen y la ligereza se la aporta las claras de huevo, y la consistencia la logro con la gelatina, que apenas tiene calorías.

El resultado es una mousse ligera y refrescante. Dependiendo del tamaño de la porción, cada una tiene entre 100 y 135 calorías, y prácticamente sin grasa.

INGREDIENTES

  • 250 gr de yogur griego sin grasa
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 3 cucharadas de zumo de limón recién exprimido
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 60 ml de agua
  • 1 sobre (aproximadamente 2 y 1/2 cucharaditas) de gelatina sin sabor
  • 5 claras de huevos L
  • 1 pizca de sal
  • 150 gr de azúcar

Vas a necesitar unos 6-8 vasos o recipientes pequeños.

De esta forma hago la receta:

Mezclo el yogur, la ralladura de limón, el zumo y el extracto de vainilla en un recipiente pequeño. Lo bato hasta que quede integrado perfectamente y lo reservo.

Por otro lado, diluyo la gelatina en polvo en el agua, y lo revuelvo hasta que lo dejo de ver.

Ahora hago un baño maría calentando agua en una olla y llevándola a ebullición. Mientras se va calentando, en el recipiente de la batidora de pie, añado las claras de huevo, la sal y el azúcar y lo remuevo.

Cuando veo que el agua empieza a hervir, sumerjo poco a poco el bol de la batidora en el agua y voy batiendo suavemente para que el azúcar se disuelva y se vaya calentando suavemente las claras. Una vez que esté caliente, saco el bol de la olla.

Mezclo la gelatina con la clara de huevo y lo bato rápidamente manualmente para que se integren completamente.

Coloco el bol en la batidora y con las varillas, mezclo todo a velocidad media-alta hasta que la parte exterior esté totalmente fría al tacto (esto me llevó unos 8 minutos). Una vez que esto ocurre, incorporo la mezcla de yogur y sigo batiendo unos minutos más hasta que tengo una mezcla homogénea.

Divido la mezcla entre todos los vasos y los meto al frigorífico durante al menos 45 minutos, para que enfríe bien.

Lo decoro con lo que tengo a mano, unas bayas, unas ralladuras de limón, etc.