Mousse de limón

Cómo hacer mousse de limón

Mousse de limón con leche condensada

Mousse de limón con leche condensada

Ligero y rápido, así se podría definir a este postre. Y además, yo también diría que es muy saludable, porque tiene mucho limón.

El limón es casi un super alimento, ayuda a purificar la sangre de nuestro organismo, es un perfecto depurador de toxinas y un bactericida. Por eso me encantan los postres que tienen limón.

Esta receta se puede hacer con diferentes ingredientes, desde nata para montar hasta clara de huevo, que hacen mucha espuma para crear ese aspecto esponjoso con muchas burbujas de aire dentro. A mi me gusta más utilizar la nata, que aunque tiene más calorías, le da una textura más suave.

La leche condensada nos aporta el dulzor que necesitamos, por lo que es prescindible el azúcar en esta receta. Y he querido ponerle una base de galletas para acompañarlo de un ingrediente más sólido, una mezcla crujiente y esponjosa.

Para realizar esta receta se necesita:

  • 4 limas o limones (o una mezcla de ambos)
  • 1 lata de leche condensada
  • 290 ml de nata líquida para montar
  • Algunas galletas tipo Digestive (para agregar al fondo de cada vaso)

¿Qué hay que hacer?

  • Paso 1: Prepara los limones, exprime su jugo y guárdalo para utilizarlo en la receta. Ralla la corteza también y resérvala para ponerlo en la decoración final.
  • Paso 2: En el bol de la batidora/amasadora, añade la nata líquida, el zumo del limón y la leche condensada, y con el batidor plano, bate los ingredientes a velocidad media durante aproximadamente 5 minutos, hasta que la mezcla haya espesado. Si no tienes batidora/amasadora, puedes hacerlo a mano con un batidor de varillas manual, tardarás unos minutos más, pero se puede hacer de igual manera.
  • Paso 3: Prepara los recipiente en los que vas a echar la mousse. Lo mejor es que sean de tamaño individual para que cada persona se coma el suyo.
  • Paso 4: Aplasta las galletas o tritúralas con el procesador de alimentos hasta que estén finas y añade a cada vaso 2 o 3 galletas. Aplástalas un poco hacia abajo para que formen una especie de base.
  • Paso 5: Rellena cada vaso con la mousse de manera uniforme y mételo en el frigorífico durante por lo menos 1 hora para que enfríe.
  • Paso 6: No olvides la ralladura de limón como toque final por encima.

Et voila! Una mousse de limón individual.

Consejos.

En vez de las galletas Digestive, se puede utilizar unos bizcochos de soletilla, o unos sobaos, que le darán una textura más esponjosa.